Plan Único de Cuentas y Manual de Cuentas Contables para las Casas de Bolsa y Administradoras de Fondos Patrimoniales de Inversión

El pasado 26 de diciembre de 2023, la Superintendencia de Valores dictó la Resolución SV. SG. N° 30/2023 que aprobó el Plan Único de Cuentas y el Manual de Cuentas Contables para las Casas de Bolsa y Administradoras de Fondos Patrimoniales de Inversión.

En el marco de la evolución legal del mercado de valores, el cual tuvo un destacado cambio por medio de la transición de la Comisión Nacional de Valores a la Superintendencia de Valores, otorgándole mayores competencias, se ha dictado la Resolución SV. SG. N.º 30/2023. Esta resolución aprueba un nuevo marco normativo que incluye el Plan Único de Cuentas y el Manual de Cuentas Contables específicamente diseñados para Casas de Bolsa y Administradoras de Fondos Patrimoniales de Inversión, representando un cambio significativo en el ámbito financiero y contable de estas entidades.

Por un lado, el Plan Único de Cuentas establece una estructura detallada para la categorización y registro de transacciones financieras, asegurando uniformidad y claridad en la presentación de estados financieros.

Por otro lado, el Manual de Cuentas Contables, que complementa el Plan Único de Cuentas, define procedimientos específicos para la confección y presentación de informes financieros, asegurando que estos se alineen con los principios contables y legales vigentes.

Las Casas de Bolsa y Administradoras de Fondos deben cumplir con las directrices establecidas. Esto implica una revisión exhaustiva de sus prácticas contables actuales y la implementación de cambios para asegurar el cumplimiento normativo. Las entidades están obligadas a mantener registros precisos y detallados que reflejen fielmente su situación financiera. El incumplimiento de las disposiciones de la resolución puede acarrear sanciones legales para las entidades.

La resolución aclara que la inclusión de ciertas operaciones en el Plan Único de Cuentas no implica su legalidad o aprobación automática por parte de la Superintendencia, sino que determina que las entidades sujetas a la resolución deben obtener aprobaciones específicas para nuevas operaciones que no estén claramente definidas en la normativa vigente.

La implementación de estas normativas mejora la supervisión y el control del mercado, incrementando la confianza de inversores y participantes del mercado, reduciendo los riesgos de incumplimiento y las posibles sanciones legales. A largo plazo, esto genera un entorno de mercado más estable y predecible, favoreciendo la inversión y el desarrollo del sector.

Mientras que la resolución ofrece claros beneficios, también impone desafíos, particularmente en términos de adaptaciones legales y operativas. Las entidades deben revisar y posiblemente modificar sus prácticas y políticas internas para garantizar la conformidad con las nuevas disposiciones.

La adopción de este marco contable unificado facilitará la supervisión regulatoria, mejorará la claridad en la presentación de la información financiera y contribuirá a una mayor eficiencia en los procesos de inspección.