Se crea en Paraguay la Superintendencia de Valores

Por medio de la Ley N.° 7162/2023 se crea la Superintendencia de Valores como autoridad de regulación, supervisión y control del Mercado de Valores. Esta nueva institución reemplaza a la Comisión Nacional de Valores y pasa a formar parte del Banco Central del Paraguay (BCP), aunque conserva su autonomía funcional.

La dirección de la misma estará a cargo del Superintendente de Valores, posición que durará cinco años en el ejercicio de sus funciones, pudiendo ser reelecto y será designado por el Poder Ejecutivo. a partir una terna de candidatos seleccionados por el directorio del BCP.

La ley prevé ciertos requisitos para ser designado Superintendente de Valores: contar con nacionalidad paraguaya, un título universitario y tener conocimientos en áreas relacionadas con el mercado de valores. Así también, se establecen restricciones para la designación de este cargo. Por ejemplo, no podrán ser designados quienes estén involucrados en actividades que puedan generar conflictos de interés, aquellos que hayan sido declarados en quiebra dolosa, quienes que tengan obligaciones en mora con el fisco, entre otros.

La ley también determina las siguientes causales de cesación en el cargo: la expiración del plazo de su nombramiento, la renuncia, alguna inhabilidad sobreviniente, el mal desempeño de sus funciones o una condena ejecutoriada por delito doloso.

Se establecen las obligaciones y atribuciones de esta entidad, que incluyen la inspección y supervisión, la vigilancia del cumplimiento de las leyes del Mercado de Valores, la promoción de un mercado ordenado y transparente, la regulación de la información financiera, entre otras.

Además, se otorga a la Superintendencia de Valores la facultad de regular, vigilar y sancionar la actuación de los auditores externos, impartirles normas sobre el contenido de sus dictámenes y otorgar mayores atribuciones en el ámbito de la cotización nacional de valores.

En el capítulo II de la ley se reconoce a la Superintendencia de Valores la autoridad para solicitar, obtener y compartir información relacionada con el Mercado de Valores a nivel nacional e internacional en investigaciones de presuntas infracciones o delitos vinculados a los mercados de valores. Además, podrá exigir información en un plazo específico, incluso si existen restricciones de confidencialidad en otras leyes, con la posibilidad de recurrir a una orden judicial si no se cumple. Asimismo, se establecen obligaciones de secreto y confidencialidad para las personas y entidades que reciban información de la Superintendencia, tanto en Paraguay como en el extranjero.

Esta norma regula también el servicio de asesoramiento bursátil, estableciendo que quienes brinden este servicio deben inscribirse en los registros de la Superintendencia de Valores y cumplir con las regulaciones. Se sanciona como delito brindar este servicio sin registro y se prevé una sanción de hasta tres años de pena privativa libertad o multa.

Esta normativa busca fortalecer la regulación y supervisión del mercado de valores en Paraguay, con el objetivo de proteger a los inversores y fomentar el desarrollo económico del país.

Para más información, contactar con Viviana Goralewski (vgoralewski@altra.com.py).