07 Jun 2021

La modalidad del teletrabajo (trabajo a distancia por medios telemáticos) quedó reconocida legalmente a través de la nueva Ley N.º 6738 “Que establece la modalidad del teletrabajo en relación de dependencia (la “Ley”), promulgada por el Poder Ejecutivo el 24 de mayo de 2021 y en vigencia desde el 2 de junio.

La Ley tiene por objeto regular esta modalidad de trabajo y establecer las condiciones de las relaciones laborales a fin de difundir e impulsar la modalidad. 

Definición y ámbito de aplicación

Conforme al artículo 6 de la Ley, el teletrabajo es “una modalidad especial de trabajo en relación de dependencia, que consiste en desempeñar una actividad, elaborar un producto o prestar un servicio a distancia, sin requerirse la presencia física del trabajador o trabajadora, mediante el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), realizado en el domicilio del trabajador o trabajadora o en un establecimiento distinto al lugar de trabajo del empleador, bajo un sistema de control y supervisión de sus labores a través del empleo de medios tecnológicos”.

Esta nueva modalidad de trabajo es totalmente voluntaria, pudiendo ser acordada por las partes al inicio de la relación laboral, así como posteriormente. 

Los trabajadores bajo la modalidad de teletrabajo tienen los mismos derechos y obligaciones consagrados en el Código del Trabajo para los trabajadores bajo la modalidad presencial. Esta nueva modalidad no reduce ningún derecho u obligación establecido en normativas laborales.

Además, la Ley reconoce el principio de reversibilidad, por medio del cual tanto el teletrabajador como el empleador pueden revertir la modalidad de trabajo mediando una comunicación por escrito, justificando los motivos, la cual debe ser hecha con por lo menos quince días de anticipación.

Disposiciones destacables de la Ley

Una de las novedades introducidas por la nueva Ley es el derecho de desconexión, el cual implica que el empleador deberá respetar y garantizar la desconexión del teletrabajador por al menos doce horas continuas. Durante este tiempo, el teletrabajador no estará obligado a responder comunicaciones, órdenes u otros requerimientos. Lo mismo aplica a los días de descanso, permisos o feriados.

Otro punto importante a considerar es que los teletrabajadores son sujetos de la seguridad social obligatoria otorgada por el Instituto de Previsión Social (IPS), por lo que los empleadores deben inscribir a los mismos ante el IPS y abonar con normalidad las cuotas de seguridad social conforme al régimen vigente. 

En caso de que el teletrabajo se realice en el domicilio del teletrabajador, el empleador podrá realizar visitas para controlar el cumplimiento de las normas de salud y seguridad ocupacional, así como el mantenimiento de los equipos informáticos, previa notificación y calendarización acordada con el teletrabajador.

Finalmente, resulta importante destacar que la Ley dispone el requisito del registro obligatorio del teletrabajo ante el Ministerio de Trabajo.

Obligaciones del empleador

El artículo 14 de la ley establece las siguientes obligaciones del empleador bajo esta modalidad de trabajo:  

  1. Garantizar la protección de datos utilizados y procesados por el teletrabajador para fines profesionales y tomar las medidas en lo que se refiere a software y otros medios similares; 
  2. El empleador es responsable de tomar las medidas en lo que se refiere a software, hardware y otros medios similares, para garantizar la protección de datos utilizados y procesados por el teletrabajador para fines profesionales; 
  3. Proveer y garantizar el mantenimiento de los equipos y programas; 
  4. Capacitar para el manejo y uso adecuado de los equipos y programas para el desarrollo de las funciones que le son asignadas a la persona teletrabajadora;
  5. Respetar la vida privada del teletrabajador, los tiempos de descanso y reposo de su familia; 
  6. Informar a la persona teletrabajadora sobre el cumplimiento de las normas y directrices relacionadas con la salud ocupacional y prevención de los riesgos de trabajo, según lo establecido en el ordenamiento jurídico vigente para esta materia; 
  7. Coordinar la forma de restablecer las funciones de la persona teletrabajadora, ante situaciones en las que no pueda realizar sus labores o estas se vean interrumpidas; 
  8. Informar al teletrabajador de toda legislación o normativa de la empresa referente a la protección de datos y manejo de información; 
  9. Informar al teletrabajador cualquier limitación y riesgo en la utilización del equipo o de herramientas informáticas tales como Internet; 
  10. Dar a conocer las sanciones a ser aplicadas en caso de incumplimiento y; 
  11. Garantizar al teletrabajador la participación en las reuniones que se realicen, el acceso a la información correspondiente para ejercer sus tareas y promover la integración social con el resto de sus compañeros.

Asimismo, la Ley establece que el empleador será el responsable de la salud y de la seguridad profesional del teletrabajador, debiendo informar a este sobre la política en materia de salud y seguridad en el trabajo y los protocolos de la empresa en este ámbito. 

Obligaciones del teletrabajador

En cuanto al teletrabajador, este deberá cumplir con las siguientes obligaciones, estipuladas en el artículo 12 de la Ley: 

  1. Mantener su disponibilidad durante la jornada laboral;
  2. Cuidar los equipamientos que le han sido confiados;
  3. Coordinar con la instancia técnica las acciones para garantizar la continuidad de sus labores;
  4. Guardar confidencialidad con respecto al acceso y manejo de la información;
  5. Utilizar los equipamientos para la realización de sus actividades, y;
  6. Las demás obligaciones establecidas en el contrato y en la legislación laboral.

Sin duda esta Ley tendrá muchas implicancias que deberán ser tenidas en consideración tanto por los empleadores como por los trabajadores. Si quieres saber más acerca de la modalidad de teletrabajo, contacta con Andrea Reiser (areiser@altra.com.py), abogada en Altra Legal.